Innovación: La nueva locomotora del desarrollo económico de alta calidad

44

Por: Cónsul General Wang Jialei

La competencia entre países es, en última instancia, la competencia de la capacidad de innovación, mientras que, la ciencia y la tecnología son la fuerza motriz fundamental para el desarrollo industrial. Tal como señaló el Presidente Xi Jinping: “Quien sea que se adelante en la innovación científica y tecnológica podrá tomar la iniciativa y ganar ventaja”.

Según el Índice de Innovación Global publicado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), China ocupa el puesto 11 en el Ranking Mundial en Capacidad de Innovación 2022, lo que representa ni más ni menos que un salto de 23 puestos desde 2012.

Aeropuerto de Beijing

¿Cómo hizo China para ascender constantemente en el ranking de innovación?

Una buena respuesta a esta cuestión puede ser la formulada por Daren Tang, Director General de la OMPI: “Los logros de China son el resultado de la atención del Estado a la innovación como el motor de crecimiento. China ha creado un ecosistema integral de innovación que es uno de los factores más importantes para mejorar constantemente sus capacidades de innovación”. Durante la última década China implementó a fondo la estrategia de desarrollo impulsado por la innovación, transformó el sistema científico y tecnológico, fortaleció la investigación básica y concentró sus esfuerzos en tecnologías clave. Esto le permitió dar un salto enorme en cuanto a su fuerza científica y tecnológica se refiere, incrementando también ampliamente el apoyo al desarrollo socioeconómico.

Súpercomputadora Sunway Taihu

Rápido aumento de la inversión en innovación

China tiene plena conciencia de la importancia de la investigación y los réditos enormes que esto brinda en favor de un desarrollo saludable. Por esta razón, no se ha escatimado esfuerzo alguno para impulsar este campo.

En 2021, el gasto en la investigación y desarrollo (I+D) de China sumó un total de 2.795,6 millardos de yuanes, 2,7 veces más que en 2012, con un crecimiento anual medio del 11,7%. En 2021, el número total de personal de I+D en China fue de 5,62 millones, un aumento del 73,1% con respecto a 2012, ocupando el primer lugar en el mundo durante nada menos que nueve años consecutivos.

Las empresas chinas se han fortalecido hasta convertir­ se en el actor principal de la innovación. En 2022 China ascendió al tercer lugar del mundo en el gasto total de la sociedad en (I+D) respecto a la proporción de inversiones empresariales.

La capacidad de innovación de los colegios y universidades también se ha mejorado continuamente. La Universidad de Pekín, la Universidad de Tsinghua y la Universidad de Fudan han sido clasificadas entre las 50 mejores del QS Global Education Group Universit y Rankings duran­ te 10 años consecutivos. La cooperación entre el sector industrial, las universidades y las instituciones de investigación también continuó fortaleciéndose. A la fecha, China alcanzó el quinto lugar en cuanto a la cooperación entre universidades y empresas en investigación y desarrollo, también obtuvo el cuarto lugar en cuanto a la proporción de las exportaciones netas de productos de alta tecnología en su comercio total.

Plataforma petrolera ultraprofunda ´Ballena Azul’

Notables resultados en innovación a nivel regional

En 2022, veintiún regiones científicas y tecnológicas del país fueron categorizadas en la lista top 100 mundial, ocupando China el primer lugar junto a EEUU. La región Shenzhen-Hong Kong-Guangzhou ocupó el segundo lugar, Beijing el tercero y la región Shanghai-Suzhou el sexto.

Radiotelescopio FAST. de 500 metros, conocido como “la oreja del mundo”

Expansión continua de la producción de innovación

China también obtuvo una serie de importantes logros originales en investigación básica de vanguardia, así como en áreas tan complejas como la información cuántica, la superconductividad a base de hierro, las células madre y la biología sintética; así también, se han realizado importantes avances en campos estratégicos de alta tecnología como los vuelos espaciales tripulados, la exploración lunar, la exploración marítima y submarina, las súper computadoras y la fabricación de grandes aeronaves.

Laboratorio de Realidad Virtual, Beijing

Otra muestra del apogeo de la innovación en China es, sin duda, el número de solicitudes de patentes concedidas. Solo en 2021, el número de solicitudes de patentes en el país y el extranjero llegó 4.601 millones, casi tres veces más en comparación con 2012.

No puede negarse que estos avances y logros registrados en la última década son históricos y trascendentales. China ha entrado en la liga de los países innovadores y seguirá firme por el camino de Ja innovación autónoma, pese a cualquier dificultad que se le presente. Como siempre, el pueblo chino se esforzará por lograr la autosuficiencia y la autosuperación, logrando constituirse en una potencia científica y tecnológica.

Robot chino Zhurong en Marte