Un patrimonio de la guerra del Chaco (1932 – 1935) y de las misiones franciscanas del Gran Chaco de Tarija, perdido por falta de políticas de conservación patrimonial. 

62

HOSPITAL MILITAR DE SAN ANTONIO (DEFENSA DE VILLAMONTES 1935) Y ANTIGUO TEMPLO FRANCISCANO EN LA REGIÓN DEL GRAN CHACO DE TARIJA.

El año 2017, se realizó un inventario de patrimonios regionales tanto misionales como de la Guerra del Chaco, a través de un proyecto presentado dicho año (2017), por la RED BIODIVERSIDAD.

Se desarrolló el relevamiento de diversos patrimonios culturales y naturales de la Región del Gran Chaco de Tarija. Entre los que se encontraba el “Templo de San Antonio de la Peña (margen opuesta en el río Pilcomayo a la misión de San Francisco, hoy Villamontes).

Aunque presentaba un avanzado estado de deterioro, permitía comprender las características arquitectónicas de la obra y al mismo tiempo nos llevaba a ubicar el escenario histórico misional del período franciscano en el Chaco Boliviano.

Este templo durante la contienda bélica entre Bolivia y Paraguay por el Chaco Boreal, desde 1932 hasta 1935, funcionó como hospital militar, fundamentalmente en el período final de la Guerra, en los episodios conocidos como “LA DEFENSA DE VILLAMONTES – 1935”.

Hace unos días, se logró hacer un relevamiento en este lugar y vemos con mucha tristeza que su destrucción fue total, solo permanece  en el sitio un montón de escombros.

Esto ocurre cuando no comprendemos la importancia de la puesta en valor de referentes, que nos pueden conectar con nuestra historia y asimismo fortalecer la identidad particular de nuestros pueblos por las vivencias que tuvieron nuestros padres y abuelos.

El pozo de agua. que databa de un período anterior a la Guerra del Chaco y que estaba junto a este templo, fue documentado por nuestro equipo de registro en 2017. Lamentablemente hace algún tiempo atrás y en fecha posterior a nuestra catalogación, fue convertido en una letrina por un “creativo” poblador.

Esta falta de una visión de conservación, nos lleva a perder mucho en nuestra herencia patrimonial, al no considerar la importancia de preservar espacios que nos conecten con nuestra historia, no solo regionales, sino que su significado corresponde a un patrimonio de todos los bolivianos, donde nuestros abuelos se unieron en un objetivo común: “Defender Bolivia”. Es por ello que debemos respetar el ejemplo de valor y patriotismo que nuestros abuelos nos inculcaron a través de la sangre derramada en las candentes arenas del Chaco. 

Una apropiada gestión de estos patrimonios, hubiese, contribuido a su conservación y a su activación cultural, contribuyendo al desarrollo económico regional, fundamentado en el Turismo de Base Comunitaria.

Una pena realmente!

Esperemos que este ejemplo nos lleve a reflexionar y a motivarnos en poner en valor muchos patrimonios, que ahora corren riesgos de tener la misma suerte.

Lic. Damián Vaca Céspedes

RED BIODIVERSIDAD

5 de Mayo de 2024